Posteado por: mayapuig | abril 12, 2010

I

Con tu entrega, me fortaleces,

mis manos llenas de frutos,

mi pecho respira plácidamente,

ahora que estamos juntos.

Nos unió la agonía,

el placer de ser dos,

la muerte que podría llegar,

y la herida de la reflexión.

Festejemos la alegría,

coronándonos con laurel.

Copiosa cena degustaremos,

entrecotte con pimienta,

patatas a la campesina

y una copa de aromático Rioja.

Removeremos la tierra,

plantaremos alhelíes,

radiaremos calor,

lloraremos de alegría.

Al anochecer nos cerraremos,

como hacen las campanillas.

Acariciaré tu cuerpo,

con aceite de lavanda,

me darás la miel de tus labios,

no habrá miedo en las palabras.


Responses

  1. Muy hermoso poema de amor

  2. Muchas gracias Carlos, me ha hecho muchísima ilusión tu comentario


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: