Posteado por: mayapuig | octubre 23, 2009

Indomable

Mi dedo torcido al caer de la litera,

dedo desfigurado desde entonces.

Mi brazo atrapado en la puerta del tranvía,

lo saqué de un tirón y temí perderlo.

No me impidió seguir escribiendo.

Proyectos muertos,

idilios fallidos,

poetas edipos,

esquizofrénica literatura.

No me impidió seguir escribiendo.

Años perdidos,

estrés digital,

generación mediocre,

sin sueños ni ambiciones.

No me impidió seguir escribiendo.

Los versos que lees

son lo que quedará de mí,

cuando ya no sea.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: