Posteado por: mayapuig | septiembre 28, 2009

About a man

Una vez,

 conseguí seducir

 a un coloso hombre de cabellos de oro,

 brazos de roble

 y labios de mango.

 

Me hacía caricias y el sol se ponía,

 le alimentaba y de delicias hartaba,

 respirábamos al unísono

 y parecíamos convertirnos en un sólo ser.

 

Nos bañábamos en el río desnudos,

 peces juguetones y alegres.

 Cantábamos sobre la hierba,

 pájaros libres y deseosos de sentir placer.

 

Le di una manzana y me dijo:

 -“Gracias Eva”-

 -“Lo sabía”- Dije para mis adentros.

 ¡Éramos los primeros de la tierra!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: